Trade Disruption Insurance, los seguros para empresas

Seguros para empresas como el Trade Disruption Insurance representan una fuente de tranquilidad y protección para los negocios en tiempos inciertos.

Seguros y riesgos, el tándem con el que deben contar las empresas

En un mundo globalizado, la economía mundial se sustenta en gran medida en el comercio internacional. Sin embargo, ese ingente movimiento de mercancías expone a las cadenas de suministros a un mayor número de contratiempos, por lo que las empresas no solo deben contar con planes de continuidad de negocio, sino que también necesitan realizar una transferencia de esos riesgos al sector asegurador a través de productos como el Trade Disruption Insurance (TDI).

TDI, el seguro para empresas que quieren cubrirse las espaldas

En los últimos años, a los riesgos “habituales” vinculados al transporte de mercancía se han sumado nuevos acontecimientos que han elevado el nivel de incertidumbre en el que operan las empresas. A la disrupción de las cadenas de suministro provocada por las restricciones de movilidad en medio de la pandemia se han añadido las sanciones impuestas a Rusia por la guerra de Ucrania, de manera que el transporte mundial se ha visto gravemente alterado y los precios han comenzado a fluctuar.

En ese contexto, las empresas que quieran seguir siendo competitivas o incluso viables deben cubrirse las espaldas y proteger sus ingresos e inversiones. El seguro TDI (Trade Disruption Insurance) es una póliza de riesgos nominados muy útil para que las empresas puedan hacer frente a la incertidumbre actual.

De hecho, este seguro de empresa se suscribió por primera vez en la década de 1990 en los mercados de Londres para proteger a los negocios de los reveses financieros que escapaban de su control directo. La característica distintiva de esta póliza es que no necesita que se produzca un daño material físico para activarse, como en el caso de los tradicionales seguros para empresas, además de cubrir aquellos riesgos que normalmente quedan excluidos en las pólizas convencionales.

¿Cuáles son las principales coberturas del Trade Disruption Insurance?

Algunos de los riesgos más habituales para las empresas que cubre el Trade Disruption Insurance son:

  • Riesgos políticos, como el embargo o confiscación de los bienes de la empresa, la nacionalización o expropiación del negocio, la pérdida de licencia por cambios en las regulaciones nacionales y el cierre de fronteras que afecten el funcionamiento de la actividad. También cubre embargos a la exportación o importación, así como restricciones al cambio y transferencia de divisas.
  • Riesgos físicos, entendidos como aquellos eventos naturales que provoquen daños materiales al negocio, pero también actos violentos de carácter político como huelgas, conmociones sociales, sucesos terroristas o incluso guerras.
  • Riesgos vinculados al transporte, entre los que se incluye el bloqueo de todo tipo de vías, desde puertos y aeropuertos hasta carreteras, ferrocarriles, vías fluviales o incluso daños al buque.
  • Pandemias que afectan el funcionamiento normal del negocio y su actividad comercial.

No obstante, cabe aclarar que estos seguros para empresas suelen ser muy flexibles, de manera que las compañías pueden negociar con la entidad aseguradora las coberturas que necesitan. Estas pólizas se pueden adaptar a las áreas geográficas en las que operen las empresas, así como a los riesgos específicos a los que se ven expuestas las cadenas de suministro en distintos sectores, desde la construcción hasta la industria manufacturera o de los servicios.

Generalmente estos seguros de empresa se contratan durante cinco años y el período de indemnización se extiende entre 6 y 36 meses, según lo especificado en las condiciones de la póliza y dependiendo del tiempo que necesite el negocio para recuperar su funcionamiento habitual.

¿Qué beneficios aporta este seguro a las empresas?

La interrupción del comercio y la cadena de suministro suele encabezar la lista de preocupaciones de la mayoría de las empresas puesto que no solo puede afectar su rentabilidad sino también provocar graves daños a la marca y su reputación, de manera que su impacto se extiende en el tiempo.

Un informe reportado por el Foro Económico Mundial reveló que en 2022 más del 40 % de los expertos consideraron la interrupción del negocio como el mayor riesgo comercial. Aunque a muchos les preocupaban los ciberataques, es importante no subestimar las causas tradicionales de interrupción de negocios, como las catástrofes naturales, en especial debido a los efectos del cambio climático.

En cambio, el Trade Disruption Insurance permite a las empresas buscar clientes mayores, entrar a nuevos mercados y aumentar sus inversiones con confianza. Cuando se activa la cobertura, la empresa recibirá una indemnización por la pérdida de beneficio e ingresos, así como por los gastos y sobrecostes en los que incurra para afrontar los riesgos que se han concretado.

También puede ser indemnizada por incumplimientos de contratos, penalizaciones y multas contractuales, así como por la pérdida física de la mercancía o el retraso en la entrega. Por tanto, este seguro para empresas permite reducir inventarios y proteger la cuenta de resultados, además de acelerar la recuperación tras un evento negativo y fomentar la atracción y retención de clientes proporcionando acuerdos comerciales más robustos.

Sin duda, la reciente interrupción de la cadena de suministro ha sido un llamado de atención. Ha generado conciencia sobre el problema a nivel empresarial y ha empujado a revisar los planes de contingencia, de manera que la gestión de riesgos se está convirtiendo en un asunto prioritario para los equipos directivos.

No obstante, las empresas necesitan ser más transparentes para ayudar a las aseguradoras a mapear el riesgo de la cadena de suministro, comprender la cadena de valor e identificar las áreas más expuestas para mitigar los riesgos con seguros que realmente puedan aportarles tranquilidad en un entorno operativo incierto.

Deja un comentario