¿Qué tipos de seguros para pymes existen?

Los diferentes tipos de seguros para empresas: ¿cuáles son los seguros para pymes obligatorios y qué ventajas aportan a empresarios y trabajadores?

Pymes, una parte esencial del tejido empresarial español

Las pymes son una parte importante del tejido empresarial español. No es para menos puesto que en la actualidad existen más de 2,9 millones de pymes, según reveló el último informe del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. La inmensa mayoría son empresas pequeñas: más de la mitad no cuenta con trabajadores asalariados y el 38,15 % se clasifica como microempresas pues tienen menos de 9 empleados. Sin embargo, todas las pymes están sujetas a una serie de regulaciones generales y sectoriales, de manera que deben contratar algunos tipos de seguros para empresas.

¿Qué seguros para pymes son obligatorios?

Desde los seguros para flotas de vehículos hasta las pólizas de accidentes o de responsabilidad civil, en el mercado existen diferentes tipos de seguros para empresas, algunos de los cuales son obligatorios, según la actividad que se desarrolle, el sector donde se opere o incluso el número de trabajadores.

Seguro de Responsabilidad Civil

El seguro de responsabilidad civil es útil para proteger al empresario ante posibles errores, omisiones o daños que pueda provocar a terceros durante el ejercicio de su actividad, de manera que suele ser uno de los seguros para pequeñas empresas obligatorios.

Esta póliza cubre los daños directos, personales o materiales causados, por lo que se suele contratar para cubrir a los clientes en los locales o los problemas que puedan causar los trabajadores que deben acceder a propiedades ajenas. También garantiza los gastos de defensa y fianzas en los que incurra el empresario debido a un litigio judicial. Por consiguiente, es una especie de “escudo financiero” que proporciona tranquilidad y mitiga el impacto de posibles reclamaciones.

Seguro de accidentes de convenio

Este tipo de seguros para empresas es obligatorio cuando el negocio tiene trabajadores contratados y se encuentra sujeto a un convenio laboral. En los sectores con mayores riesgos laborales asociados, como el de la construcción, el seguro de convenio colectivo es obligatorio. Su principal objetivo es responder ante los accidentes o situaciones de invalidez y fallecimiento que afecten a los empleados.

En caso de sufrir un accidente laboral, por ejemplo, la aseguradora se encargará de indemnizar al empleado. Sin este seguro para pymes, el empresario tendría que asumir la indemnización correspondiente, lo cual podría suponer el desembolso de una suma cuantiosa que afecte su patrimonio personal o los activos y el capital de la empresa, poniendo en riesgo el propio negocio.

Seguro multirriesgo

Los seguros multirriesgo suelen contratarse para proteger el local comercial, nave u oficina donde se desarrolla la actividad laboral. Suelen ser obligatorios cuando existe una hipoteca sobre los mismos o lo demanda el propietario como requisito para el alquiler.

Estos seguros para empresas pequeñas suelen cubrir una amplia gama de siniestros, desde robos e incendios hasta daños por agua, rotura de cristales o explosiones dentro del local, entre otros. También pueden cubrir la mercancía y los daños a la maquinaria o equipos electrónicos e incluso brindan la posibilidad de incluir garantías adicionales como el lucro cesante para protegerse de una reducción drástica de la facturación.

Seguros sectoriales obligatorios

En algunos sectores es obligatorio contratar otros seguros para pymes destinados a cubrir los riesgos específicos que se generan en el ejercicio de la actividad o como resultado de esta. Las promotoras de viviendas, por ejemplo, deben contar con un seguro de afianzamiento para asegurar las cantidades entregadas a cuenta por los futuros compradores de viviendas y con un seguro decenal de daños a la edificación que garantice a los compradores los daños que la edificación pueda sufrir en sus cimientos o estructura durante los primeros diez años.

Las pymes que tengan flotas de coches también deben asegurarlos, incluidos los vehículos industriales, como las grúas. Además, aquellas cuya actividad pueda causar daños al medioambiente deben contar con una garantía financiera, que se puede cubrir a través de un seguro de responsabilidad medioambiental, el cual se encarga de aminorar el daño causado o restaurar los recursos afectados.

Cinco seguros para pequeñas empresas de contratación recomendable

Existen otros tipos de seguros para empresas que, aunque no son obligatorios, son convenientes por las garantías y/o ventajas que ofrecen:

  1. Accidentes colectivos. Los seguros de accidentes colectivos son ideales para proteger a la plantilla cuando no existe un convenio laboral ya que cubren desde los accidentes hasta la invalidez permanente o la incapacidad total.
  2. Seguro de transporte de mercancías. Este seguro para pequeñas empresas que se dedican al transporte brinda protección en caso de pérdidas, extravíos o accidentes de la mercancía durante el proceso de transporte o almacenamiento.
  3. Responsabilidad civil de productos. Este seguro para pymes cubre los daños que puedan sufrir los usuarios de los productos puestos en el mercado, por lo que es particularmente recomendable para empresas que comercialicen medicamentos, productos cosméticos, alimentos o juguetes.
  4. Ciberseguro. En 2021, el 94 % de las compañías sufrieron al menos un incidente grave de ciberseguridad, según Deloitte. Los ciberataques representan un riesgo importante ya que pueden afectar tanto la producción como la reputación del negocio, además de tener consecuencias legales y económicas. Por esa razón, es recomendable que todas las empresas que trabajan con equipos informáticos y recopilan datos de sus clientes contraten un ciberseguro.
  5. Seguro de salud. El 81 % de las empresas ofrecen un seguro de salud a sus trabajadores, según el 4º Barómetro de Seguros de Salud. Este tipo de seguro para empresas garantiza a los trabajadores un servicio sanitario más flexible y una atención médica rápida, por lo que contribuye a atraer talento, aumentar el compromiso y la motivación con la empresa, además de mejorar la imagen de la marca empleadora y reducir el absentismo laboral.

Deja un comentario