Seguros por días, ¿se impondrá el modelo de pólizas bajo demanda?

¿Los seguros por días dejarán paso a las pólizas bajo demanda en los próximos años? Los 3 desafíos principales que afronta este modelo de seguros.

Las aseguradoras incursionan en el modelo de servicios bajo demanda

Los servicios bajo demanda se han vuelto muy populares, extendiéndose a diferentes áreas, desde el transporte y el entretenimiento hasta el alojamiento, por lo que no es extraño que el sector asegurador también esté incursionando en este modelo. Gracias a los avances tecnológicos, las aseguradoras están comenzando a ofrecer seguros por días que los usuarios pueden activar o desactivar según lo necesiten.

De los seguros por días a los seguros bajo demanda

A lo largo de los años, las aseguradoras han ido actualizando sus productos para adaptarse a las exigencias y expectativas de los consumidores. Los seguros por días son un ejemplo ya que proporcionan una solución cuando las pólizas tradicionales resultan demasiado rígidas o generan situaciones de sobreseguro.

Los seguros por días baratos se suscriben por un corto periodo de tiempo, generalmente menos de 28 días, y se extinguen automáticamente cuando finaliza el plazo contratado, por lo que no es necesario mantener una relación contractual de un año.

Los seguros de coche por días son los más comunes, pero este modelo también se ha extendido a las embarcaciones y vehículos ligeros de uso esporádico, como los quads. Incluso existen seguros por días para inquilinos dirigidos a cubrir los posibles daños que puedan causar en viviendas vacacionales.

Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías los seguros por días están evolucionando para dejar paso a las pólizas bajo demanda. Este nuevo modelo permite a los clientes activar y desactivar su seguro, pagando únicamente cuando surge la necesidad real de protección, por lo que actúa como una cobertura de “pago por uso” que suele ser más barata que las pólizas estándar.

Este modelo, que suele estar vinculado a aplicaciones móviles, se adapta a ocasiones puntuales, donde la cobertura tradicional es inflexible y/o demasiado costosa. Por eso se utilizan para cubrir riesgos más pequeños durante un periodo de tiempo específico, como los riesgos derivados del uso compartido de activos o pasivos en la economía colaborativa.

Los principales retos que deben afrontar los seguros bajo demanda

Con el seguro bajo demanda se pasa de una duración fija a puntual o periódica, de ofertas estandarizadas a una cobertura personalizable y de precios estáticos a dinámicos. Por esa razón, la firma de asesoramiento legal, fiscal y financiero KPMG considera que para que este tipo de seguro pueda extenderse debe superar tres retos:

1. Uso intensivo de la tecnología

Para garantizar una experiencia de cliente satisfactoria y gestionar los riesgos dinámicos y cambiantes que generan estos seguros, las aseguradoras deben apoyarse en la tecnología. Tendrán que desarrollar su capacidad para recopilar e integrar datos provenientes de diferentes canales, incluidos los dispositivos IoT, móviles y sensores.

Esos datos son esenciales para conocer el perfil de riesgo en tiempo real y la duración de la cobertura, así como para determinar la prima en función del uso y el nivel de riesgo. Los seguros de coches por días que se adaptaran a este modelo, por ejemplo, demandarían un proceso de actualización constante del perfil de riesgo de la ocasión asegurada para ajustar los términos y precios.

2. Convencer a los clientes

En la actualidad, el modelo de seguros bajo demanda representa apenas un 1 % del mercado. Convencer a los consumidores para que dejen de usar los comparadores de seguros online y descarguen una aplicación disruptiva no es tan fácil, pero tampoco es una misión imposible, como han demostrado iTunes y Netflix.

Las aseguradoras deben adoptar un enfoque centrado en el consumidor que les permita brindar productos que cubran lo que necesitan exactamente cuando lo necesitan. Eso significa diseñar seguros comprensibles y transparentes, con precios variables y plazos flexibles.

3. Conseguir un modelo financiero rentable

Para que el seguro bajo demanda se generalice, debe ser rentable para las aseguradoras. Uno de los primeros desafíos que deben gestionar es la mayor exposición al riesgo. Algunos clientes pueden verse tentados a activar el seguro sólo cuando quieran notificar un siniestro, lo cual aumenta el riesgo de fraude.

Otro desafío se refiere a las primas pues un cliente que solo usa el seguro esporádicamente, pagará menos. Como resultado, es probable que la aseguradora tenga que reservar más capital del que requeriría para un producto tradicional para cubrir los factores de riesgo adicionales, lo que podría reducir aún más sus ganancias.

¿Tienen futuro las pólizas bajo demanda y los seguros por días?

La propuesta de valor del seguro bajo demanda se basa en la flexibilidad y la desagregación ya que el cliente puede activar la cobertura para los riesgos cuando lo necesite, en cualquier momento y solo durante el tiempo que sea necesario.

Pensados para las personas expuestas a riesgos que no cubren los seguros tradicionales o que no se exponen a dichos riesgos con frecuencia, hace poco EIOPA reconoció que el creciente interés de los consumidores por los servicios y productos instantáneos basados ​​en el uso y que se adapten a su estilo de vida reforzará la contratación de seguros por días y bajo demanda.

Un estudio realizado en la Universidad de Lausana también concluyó que “dominar el seguro bajo demanda va de la mano con la posibilidad de asumir un papel más amplio en los ecosistemas digitales. En un contexto de cambios en el estilo de vida, trabajo y propiedad, esperamos que crezca la demanda de una cobertura de seguro más flexible e instantánea”.

Por tanto, aunque todavía se trata de un fenómeno marginal en términos de participación de mercado, las aseguradoras que quieran seguir siendo relevantes tendrán que empezar a incorporar el modelo de seguros por días o bajo demanda a su catálogo de productos.

Deja un comentario