Seguro contra desastres naturales

¿Cuáles son las principales coberturas del seguro contra desastres naturales? ¿Cuándo y cuánto paga el Consorcio de Seguros?

El sector asegurador ante los desastres naturales

Las consecuencias del cambio climático se están haciendo sentir cada vez más, aumentando la frecuencia e intensidad de los desastres naturales. En ese contexto, el sector asegurador cobra protagonismo ya que protege el patrimonio de las personas físicas y jurídicas cuando se producen fenómenos naturales peligrosos. Tras el paso de la borrasca Filomena, por ejemplo, las aseguradoras desembolsaron más de 300 millones de euros. En cambio, los acontecimientos climáticos más extremos se afrontan con la colaboración público-privada, una alianza diseñada para proteger el patrimonio de los asegurados de manera adecuada y más igualitaria.

Los desastres naturales, cada vez más comunes

El Informe de Evaluación Global 2022 publicado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres reveló que en las últimas dos décadas el mundo ha sufrido entre 350 y 500 desastres a gran escala cada año. Se prevé que en 2030 la situación empeore ya que podrían producirse unos 560 fenómenos extremos, lo que equivale a más de un desastre natural al día.

Dicho informe no solo hace referencia a la actividad y el comportamiento humano como causa de un número cada vez mayor de catástrofes que ponen en peligro millones de vidas y la estabilidad económica de las regiones, sino que también subraya una percepción errónea del riesgo basada en una actitud demasiado optimista, una sensación de invencibilidad y la subestimación del peligro, lo cual agrava las vulnerabilidades e impide que las personas se protejan adecuadamente.

Las aseguradoras pueden contribuir a desarrollar una percepción social del riesgo más objetiva para que las personas y empresas se protejan adecuadamente. El seguro contra desastres naturales es una herramienta muy valiosa para minimizar los daños económicos causados por estos eventos. En este sentido, Unespa reveló que en 2021 las aseguradoras atendieron un total de 971 818 siniestros causados por eventos meteorológicos adversos en hogares, comercios, comunidades e industrias, los cuales tuvieron un coste de 609,1 millones de euros.

Cuando el desastre natural tiene consecuencias muy graves, entra en juego el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Esta entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones se encarga de dar cobertura de los riesgos extraordinarios. De hecho, el Consorcio de Compensación de Seguros ha atendido desde 1971 hasta la fecha más de 1,5 millones de percances climáticos, desde inundaciones hasta tempestades ciclónicas atípicas, indemnizando un total de 9 454 millones de euros a los asegurados.

¿Qué cubre los seguros contra desastres naturales?

Como norma, el seguro a todo riesgo cubre catástrofes naturales. La gran mayoría de las pólizas que se comercializan en la actualidad están diseñadas para dar cobertura a una amplia gama de riesgos, incluyendo aquellos producidos por incendios, rayos, tormentas, lluvia, viento, nieve, huracanes y otros.

No obstante, las principales coberturas de un seguro contra desastres naturales son:

  1. Daños patrimoniales. Estas pólizas prevén los riesgos naturales que causen daños a los bienes inmuebles y patrimoniales, de manera que cubren tanto las viviendas como las oficinas o las naves industriales. También existe la posibilidad de extender la cobertura para incluir el contenido, como el mobiliario de hogar, la maquinaria industrial, el equipo de oficina o la mercancía.
  2. Interrupción de actividades productivas. Cuando se produce un desastre natural, normalmente las empresas se ven obligadas a interrumpir de manera total o parcial su actividad, lo cual suele suponer una pérdida de ingresos que puede conducir a la quiebra o incluso hacer desaparecer el negocio. Algunos seguros contra desastres naturales cubren las pérdidas ocasionadas por la interrupción de las actividades económicas, por lo que son ideales para proteger el rendimiento de todo tipo de empresas, desde las que operan en el sector agrícola e industrial hasta los pequeños comercios.
  3. Protección de créditos. Otra de las coberturas más interesantes de los seguros contra desastres naturales es la indemnización de inversiones productivas; o sea, si una empresa ha solicitado un crédito para invertir en actividades productivas o agrícolas, la aseguradora podría hacerse cargo de toda o una parte de la deuda para que el negocio pueda seguir adelante.

¿Cuándo y cuánto paga el Consorcio de Seguros?

Los eventos naturales extraordinarios que provocan grandes pérdidas y suelen afectar a un número elevado de asegurados o abarcan una extensión territorial muy amplia, se suelen calificar como “catástrofes”. Cuando una zona se declara catastrófica, se activa automáticamente el seguro contra desastres naturales del CCS.

El Consorcio de Compensación de Seguros garantiza protección a los asegurados cubriendo desde las inundaciones extraordinarias hasta los terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica y caída de cuerpos siderales y aerolitos. En España, las inundaciones son uno de los desastres naturales más comunes y que más daños produce, así como el embate de mar en la costa, aunque no haya anegamiento.

En esos casos, aunque el seguro a todo riesgo cubre catástrofes naturales, lo hará a través del CSS. Tras solicitar la indemnización, un perito evaluará la envergadura de los daños y determinará la cifra a pagar en función de las condiciones de la póliza de seguro contratada, teniendo en cuenta sus cláusulas y el capital asegurado.

Luego se aplica la franquicia que establece la ley, que es del 7 % de la cuantía de los daños indemnizables o aquella que indique la póliza en el caso de la cobertura de pérdida de beneficios. No obstante, esa franquicia a cargo del asegurado solo se aplica sólo a los comercios, oficinas e industrias, no al sector privado. El Consorcio de Compensación de Seguros tendrá un plazo de 3 meses para pagar la indemnización contando a partir de la fecha de reclamación.

Deja un comentario