El seguro de accidente para autónomos

¿Qué es el seguro de accidentes para autónomos y en qué casos es obligatorio? ¿Cuáles son sus principales coberturas y servicios complementarios?

El seguro para autónomos, una fuente adicional de tranquilidad

En España hay más de 3,3 millones de trabajadores autónomos, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo. Todos esos autónomos pagan cada mes una cuota a la Seguridad Social, la cual les permite acceder a las prestaciones que cubre el sistema. Tienen derecho tanto a las contingencias comunes, que garantizan la protección cuando no pueden trabajar debido a una enfermedad común y accidente no laboral, como a las contingencias profesionales, en cuyo caso el cese de la actividad se debe a accidentes laborales o enfermedades profesionales.

No obstante, dicha cobertura puede ser insuficiente, en especial cuando el autónomo no puede trabajar durante un tiempo prolongado. En estos casos, contar con un seguro de accidente y enfermedad para autónomos puede ser providencial para cubrir los costos médicos y otros gastos relacionados, así como para proteger la situación financiera o incluso a la familia.

¿Qué es el seguro de accidente para autónomos?

El seguro de accidentes es una garantía económica para el autónomo si sufre una lesión que le provoque una incapacidad temporal o permanente e incluso en caso de que fallezca como resultado de un accidente. No obstante, cabe aclarar que este seguro para autónomos no cubre las enfermedades.

Cuando el autónomo contrata esta póliza, determina un capital fijo con la aseguradora. Si el accidente provoca una invalidez total, como una parálisis total o ceguera, tiene derecho a cobrar la indemnización íntegra. En caso de que sufra una invalidez parcial, podrá cobrar la indemnización que le corresponda según el grado de discapacidad.

En cambio, si el autónomo fallece como resultado del accidente, la indemnización se abona a los beneficiarios de la póliza. Eso significa que este seguro para autónomos no solo protege al trabajador por cuenta propia garantizándole unos ingresos mínimos si sufre un accidente, sino también a su familia.

Este tipo de seguro no es obligatorio, excepto en algunas profesiones, cuando lo exija el convenio colectivo, generalmente para proteger a los trabajadores de ciertos riesgos específicos relacionados con el desempeño de su actividad habitual.

De hecho, en la actualidad existen más de 1 400 convenios colectivos que exigen un seguro obligatorio de accidentes para los trabajadores que desarrollan dicha actividad. Tal es el caso del sector de la construcción, la industria manufacturera, el transporte o los servicios de salud.

¿Cuáles son las principales coberturas de este seguro para autónomos?

  • Invalidez permanente absoluta o gran invalidez.

Los seguros de accidentes para autónomos cubren la invalidez permanente absoluta; o sea, aquella que inhabilita por completo a la persona para ejercer cualquier oficio o profesión. También la protege en caso de gran invalidez, la cual no solo imposibilita trabajar, sino que también requiere la asistencia de otra persona para realizar sus actividades cotidianas. En ambos casos, el autónomo está cubierto dentro del plazo de un año desde la ocurrencia del accidente.

  • Muerte accidental.

El seguro para autónomos cubre el fallecimiento debido a un accidente laboral. Siempre que este se produzca durante el plazo de vigencia de la póliza, los beneficiarios podrán recibir la indemnización que suscribió el asegurado. Algunas aseguradoras extienden su cobertura para incluir el asesoramiento y gestión en sucesiones. Se encargan de la gestión del proceso de testamento extrajudicial y brinda asesoramiento previo. Otras entidades incluso prevén el anticipo de capital por fallecimiento para que los beneficiarios puedan satisfacer la liquidación del impuesto de sucesiones y donaciones.

  • Gastos de asistencia sanitaria derivados del accidente.

Si el autónomo necesita recurrir a los servicios sanitarios, esta póliza cubre los casos de urgencia. También prevé un subsidio diario en caso de hospitalización.

Un seguro para autónomos que se adapta a sus necesidades

Los seguros de accidentes para autónomos suelen caracterizarse por su elevado nivel de personalización. Ofrecen una amplia variedad de opciones y niveles de cobertura para que el trabajador por cuenta propia pueda elegir aquellas que mejor se adapten a sus necesidades y presupuesto.

La modalidad de actividad profesional, por ejemplo, se limita a cubrir los accidentes que se producen durante el ejercicio de la profesión. En cambio, la modalidad 24 horas no solo cubre los accidentes que se originen durante la jornada laboral y los desplazamientos in itinere, sino que se extiende a la vida privada. Por ende, se aplica a cualquier tipo de accidente que sufra el asegurado a lo largo del día en el ámbito personal, como una caída en el hogar que le impida seguir trabajando durante un tiempo.

Muchas aseguradoras también brindan la posibilidad de personalizar aún más la póliza incluyendo diferentes coberturas opcionales, como una indemnización adicional por fallecimiento o invalidez permanente debido a un accidente de circulación o los gastos en los que incurra para adaptar la vivienda y el coche a las exigencias de la incapacidad permanente.

También ofrecen servicios complementarios, como el asesoramiento y la defensa jurídica en caso de reclamaciones derivadas del accidente o la asistencia en viaje si el autónomo ha tenido un accidente fuera de la ciudad. Por consiguiente, se trata de un seguro prácticamente “obligatorio” para aquellos autónomos que quieran trabajar con las espaldas cubiertas.

Deja un comentario