La importancia de estar colegiado en el sector de la mediación de seguros

Estar colegiado no es obligatorio, pero es cada vez más conveniente. Todas las ventajas de pertenecer al Colegio de Mediadores de Seguros.

Los cambios en el sector de la mediación refuerzan la importancia de estar colegiado

Los mediadores de seguros operan en un sector muy competitivo que está inmerso en una profunda transformación digital en seguros que afecta el modelo de comercialización, de manera que necesitan brindar una propuesta única de valor. Esa oferta diferenciadora debe sustentarse en tres pilares fundamentales: el asesoramiento, la formación y el servicio. Por consiguiente, para afrontar con éxito los retos que plantea el sector asegurador es conveniente contar con el respaldo y la asesoría del Colegio de Mediadores de Seguros.

El Colegio de Mediadores de Seguros, una protección ante reclamaciones

Recientemente, España traspuso la directiva europea de 2016 sobre distribución de seguros a través del Real Decreto-ley sobre la contratación pública de seguros privados. Si bien esta ley deja claro que “en ningún caso será requisito para ejercer como mediador de seguros la adhesión a cualquiera de los colegios de mediadores de seguros”, no es menos cierto que sus disposiciones, unidas al cambio que está experimentando el sector asegurador, hacen que colegiarse sea una opción cada vez más conveniente.

Esta nueva normativa adopta un carácter más proteccionista respecto al consumidor de seguros. Determina la calidad del servicio que debe recibir antes y después de la firma del contrato, enfatizando la importancia del asesoramiento profesional. De hecho, su principal objetivo es mejorar la calidad del servicio prestado por los distribuidores de seguros.

A los efectos derivados de este nuevo marco legal se unen las exigencias de los jueces que defienden los derechos del consumidor y una tendencia hacia una cultura de la reclamación más exigente. En sentido general, todos los actores del sector asegurador, desde las aseguradoras y las corredurías hasta los peritos, la administración y los propios clientes, están desarrollando una mayor conciencia de sus responsabilidades.

Ese aumento de las obligaciones y los riesgos empuja a muchos mediadores a revalorar las opciones de agrupación o colegiación como una vía para lidiar con un mercado cada vez más exigente, niveles de responsabilidad más elevados y márgenes de error más estrechos. Como resultado, el Consejo General de Seguros se convierte en una figura central que les brinda garantías para el ejercicio de sus funciones.

El Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros titulados representa, coordina, gestiona y defiende los intereses profesionales de sus miembros ante todos los ámbitos de la sociedad. Les proporciona asesoramiento jurídico, laboral y fiscal para defender sus derechos e intereses profesionales.

También protege los intereses de los colegiados ante posibles incumplimientos de contrato por parte de las aseguradoras, así como por las reclamaciones presentadas ante las Juntas Arbitrales de Consumo. De hecho, el Consejo General de Seguros ofrece a sus colegiados condiciones preferentes para contratar pólizas de Responsabilidad Civil con coberturas y primas exclusivas para corredores y agentes.

Este organismo media además ante la Administración para agilizar la resolución de conflictos o en el caso de apertura de expedientes y facilita el cumplimiento de las obligaciones profesionales ante el Defensor del Cliente.

La formación continua del Consejo General de Seguros como garantía de calidad

La ley sobre la contratación de seguros también intenta reforzar la profesionalidad de los agentes y corredores de seguros a través de la formación. Indica que estos deben seguir cursos de formación y que “las entidades aseguradoras facilitarán a esas personas los medios necesarios para garantizar una formación continua”.

Apostar por la formación es la vía principal para afrontar con éxito a los nuevos retos y responsabilidades que implica esta profesión. Esa formación no puede limitarse a la parte técnica de productos, sino que debe ir más allá incluyendo la aplicación de técnicas de gerencia de riesgos con el objetivo de ofrecer al consumidor un servicio de calidad que evite o limite en la medida de lo posible los perjuicios que se puedan generar de la actividad mediadora.

El mediador de seguros necesita mantenerse informado y conocer las nuevas tendencias y herramientas del sector para aplicarlas de manera eficaz a su ejercicio profesional. En ese sentido, el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros les proporciona información actualizada de primera mano sobre todo lo que ocurre en el sector, tanto lo relacionado con la actividad profesional como con la normativa, así como información exclusiva sobre modelos de contrato, legislación, convenio laboral y/o publicidad.

El colegio de Mediadores de Seguros también brinda acceso a la formación continua a través de la “Escuela de Negocios de Seguros CECAS”, que ofrece planes de estudio y cursos formativos de especialización para ampliar y actualizar los conocimientos, así como charlas y conferencias.

Como colofón, es importante tener en cuenta que el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros de España tiene un puesto en la Junta Consultiva de Seguros y Fondos de Pensiones asesorando al Ministerio de Economía y Competitividad en los asuntos que le competen. Por tanto, trabaja en defensa de las funciones específicas de la mediación de seguros para evitar el intrusismo profesional y mejorar el prestigio de la profesión de cara a la sociedad. Eso significa que estar colegiado mejora la confianza y reputación de cara a los clientes ya que se convierte en un sello de calidad y excelencia profesional.

Deja un comentario