Evaluación de riesgos: las aseguradoras solicitan más datos

El acceso a una base de datos mayor y más heterogénea de alcance europeo permitirá a las aseguradoras realizar una evaluación de riesgos más granular.

Más allá de los datos del asegurado

La Comunidad Europea está trabajando en una nueva ley que garantice la disponibilidad gratuita de un conjunto de datos del sector público y privado en el marco de los países europeos. El acceso a una base de datos mayor y más heterogénea sería beneficioso tanto para los consumidores como para las empresas y la economía en general, por lo que Insurance Europe ve con buenos ojos este proyecto, pero solicita que se compartan más datos para optimizar el proceso de evaluación de riesgos de las aseguradoras y pide más garantías para proteger la privacidad de los datos del asegurado.

Se avecina una nueva Ley de Datos

La Comisión Europea ha propuesto nuevas normas para regular el uso y acceso de los datos generados en el marco de la Unión en todos los sectores económicos. Esta nueva Ley de Datos tiene como objetivo principal lograr que los datos sean más accesibles para todos en aras de garantizar la equidad en el entorno digital, estimular un mercado de datos más competitivo y ofrecer nuevas oportunidades a las empresas.

Dado que hasta el momento solo se ha utilizado una pequeña parte de los datos industriales, la nueva ley impulsará un mayor intercambio de los mismos, siempre respetando el rgpd. Por consiguiente, debe facilitar la creación de servicios nuevos y productos más innovadores a precios más competitivos, por lo que también beneficiará a los ciudadanos.

La Comisión Europea espera que esas nuevas normas mejoren la disponibilidad de los datos para que puedan ser reutilizados en diferentes sectores, por lo que podrían generar 270 mil millones de euros de PIB adicional hasta 2028 y convertirse en la base de una economía digital más fuerte e innovadora.

Insurance Europe solicita más datos, seguridad e igualdad de condiciones

En un mundo cada vez más conectado, el acceso a los datos es esencial para que el sector asegurador pueda seguir ofreciendo productos innovadores y ayude a sus clientes de manera más eficaz, por lo que Insurance Europe ha acogido con satisfacción la idea de crear un mercado único de datos en el que la información de los organismos públicos, las empresas y los ciudadanos pueda utilizarse de forma segura y equitativa.

Sin embargo, Insurance Europe también ha pedido a la Comisión Europea considerar la posibilidad de poner a disposición de las aseguradoras más datos relacionados con la financiación sostenible, así como información sobre la seguridad vial y la evolución histórica de la seguridad en las vías públicas.

Insurance Europe ha pedido además que la nueva normativa se esfuerce por lograr una verdadera igualdad de condiciones entre los diferentes actores, incluidas las Big Tech, y garantice la equidad y la igualdad acceso a los datos en todos los sectores para fomentar un campo de juego nivelado y una competencia justa.

También ha enfatizado en la necesidad de que ese marco de intercambio de datos asuma un enfoque centrado en el usuario, de manera que este pueda elegir qué datos desea compartir, con quién y para qué servicios. Insurance Europe considera que el alcance del consentimiento del cliente, así como el propósito del intercambio de datos, deben ser claros, específicos y verificables, garantizando en todo momento la seguridad de las bases de datos de seguros de vida o cualquier otro ramo que se comparta con terceros.

La importancia de los datos en la evaluación de riesgos

Los datos siempre han sido el núcleo del negocio asegurador. Las entidades aseguradoras procesan una gran cantidad de información a través de sus modelos de gestión y evaluación de riesgos para predecir las probabilidades de ocurrencia de los mismos. Las nuevas tecnologías, como Big Data Analytics, permiten optimizar tanto el proceso de predicción como la prevención de pérdidas.

Sin embargo, una encuesta realizada a miembros del Chartered Institute of Loss Adjusters reveló que el 82 % de ellos creían que las aseguradoras todavía no estaban aprovechando el enorme potencial del Big Data para mejorar su competitividad. El 86 % coincidió en que el poder predictivo es clave para el futuro del sector asegurador.

Sin duda, el acceso a bases de datos más grandes y heterogéneas permitirá a las aseguradoras realizar una evaluación de riesgos más granular. Las nuevas fuentes de datos también ofrecen una perspectiva diferente al aportar nuevas variables que las aseguradoras pueden incluir en su proceso de evaluación de riesgos. Los datos de los sensores de los vehículos, por ejemplo, permiten conocer el comportamiento al volante para evaluar de manera más precisa el riesgo que representa un conductor.

Contar con los datos del asegurado, tanto históricos como actuales, incluso permitiría a las aseguradoras ajustar las primas al nivel de riesgo real aplicando un sistema de precios dinámicos. Ese modelo de evaluación de riesgos sería ventajoso para todos ya que permite adaptar los productos y las primas al comportamiento y necesidades de cada cliente.

Desarrollar modelos de evaluación de riesgos más sofisticados no solo permitiría a las entidades de seguros ofrecer tarifas más competitivas sino también diseñar pólizas para riesgos que antes no eran asegurables debido a la falta de datos, una laguna que podría cubrirse gracias a una mayor disponibilidad de los mismos.

Como colofón, es importante recordar que un mayor acceso a los datos no solo facilitaría la evaluación de riesgos futuros sino también su predicción. Enriquecer una base de datos de seguros de vida o de coches con información externa sobre los hábitos alimenticios o al volante, por ejemplo, permitiría a las aseguradoras asumir un papel más proactivo para prevenir los riesgos, en vez de limitarse a intervenir cuando se producen, lo cual reduciría las reclamaciones y mejoraría la satisfacción de los asegurados.

Deja un comentario